Los signos forman parte de una corona o zodíaco que rodea la Tierra, llamada eclíptica. Mi interpretación de su significado es que a través de ellos, como por un prisma que difracta la luz, se distribuye sobre los hombres la energía universal.

El zodíaco es el canal a través del cual somos iluminados por fuerzas cósmicas que se marcan a fuego sobre los seres terrestres recién nacidos. Esas marcas natales son el punto de arranque o el cimiento de nuestro carácter que en fin de cuentas es nuestro destino.

¿Que esto parece fantástico? ¿Que no es posible? Cálmense los escépticos y
analicen estas razones:

Se ha comprobado que los chicos nacidos en invierno son más cerrados y desconfiados que los demás, y que los nacidos en verano son más idealistas y abiertos. También se comprueba que los nacidos en épocas de crisis o guerras son más estresados y ansiosos y en cambio los nacidos en épocas de paz o de prosperidad son más calmos y pacientes.

Si somos parte de la naturaleza (o no lo somos?) debemos tener las características del momento en que entramos en este mundo. ¿Porqué las naranjas crecen en invierno y las uvas en otoño? De la misma manera los hombres tienen cualidades que dependen del momento de inserción en la vida.

Es que los tiempos tienen cualidades y por ello hasta la hora natal es tan
importante en "el vamos". Cada uno de nosotros tenemos características
complementarias de los otros once signos y es por eso que vivimos en sociedad.

Si alguien quisiera ser Dios debería haber nacido en los doce signos al mismo tiempo, y eso es imposible.


Hace 12.000 años un "inteligente hombre de las cavernas" grabó en una gruta del río Susfana, en el norte de Africa los doce signos con pequeñas variantes que le hicieron decir en 1925 a Leo Frobenius, el mayor antropólogo del siglo que termina, que son la primera expresión conocida de los doce signos del zodíaco.

Cuando no existían las religiones conocidas, cuando no habían filosofías, ciencias, tecnologías ni magias, un solo conocimiento como la Astrología reunía en sí misma todos esos conocimientos y algo más, que ninguna de sus hijas heredó: el conocimiento del futuro.

Los griegos nos legaron la síntesis de esos signos para que los entendamos mejor. En lugar de entender cada uno de los doce signos, basta comenzar por conocer las características de los cuatro grupos de elementos: FUEGO (Aries, Leo, Sagitario), TIERRA (Tauro, Virgo, Capricornio), AIRE (Géminis, Libra, Acuario) y AGUA (Cáncer, Escorpio, Piscis).

El Fuego significa la ENERGIA, el poder e individualismo, el amor propio, el idealismo.

La Tierra es la MATERIA, la riqueza y la posesividad, la acumulación, el realismo.

El Aire es la ATMOSFERA, la fama y las relaciones públicas, el arte y la integración.

El Agua es el AGUA, los sentidos, la felicidad y relaciones humanas, el humanismo.


Ahora vamos a hacer la definición más económica del mundo, que usted no podrá encontrar en ningún otra publicación del presente o del pasado. En el futuro puede ser que la encuentre porque lo original y verdadero se copia y se copia bien.

Para ello voy a usar sólo SIETE PALABRAS. Esas siete palabras son: individualismo, realismo, sociabilidad, humanismo, por una parte y: creativo, persistente, expansivo, por la otra.

Estas son las doce definiciones más compactas de la Astrología. En este cuadro en doble columna se presentan enfrentados los signos complementarios:



Libra :Sociabilidad creativa

Aries: Individualismo creativo

Escorpio: Humanismo persistente

Tauro: Materialismo persistente

Géminis: Sociabilidad expansiva

Sagitario: Individualismo expansivo

Cáncer: Humanismo creativo

Capricornio: Realismo creativo

Acuario: Sociabilidad persistente

Leo: Individualismo persistente

Virgo: Realismo expansivo

Piscis: Humanismo expansivo

Se podría escribir un libro por cada signo pero, "a buen entendedor pocas palabras bastan".

   
 
El astrólogo | Astrología | Los signos | Teorías | El destino
Predicciones | Libros | Novedades | Programas